Minions antiestrés

20160324_145550-1-1.jpg

Hoy quiero enseñarte unas pelotas antiestres que seguro que te van a encantar, a ti y a los peques que tengas cerca. Pueden ser muy útiles para niños nerviosos o con dificultades para controlar sus emociones. Aplastar y deformar a estos Minions puede ser una tarea relajante que les permita eliminar parte de la rabia y el estrés que van acumulando a lo largo del día, además de ser una tarea muy divertida tanto para los niños como para los mayores.

20160325_092523-1.jpg

Buscando por internet cómo hacer pelotas antiestrés caseras para mis niños me encontré con estos dos vídeos a los que no me pude resistir porque los Minions son unos de sus personajes favoritos.

20160324_112517-1

Yo he seguido los pasos solo de forma aproximada, en realidad he mezclado los dos tutoriales. Para rellenarlos de harina lo hice con la boquilla de una manga pastelera y ayudándome de una cucharilla, como se muestra en la foto, y no se me dio nada mal.

20160324_124424-1Luego corté el rabito del globo y coloque dos más para reforzar la pelota, tal y como se muestra en los vídeos. Opté por ponerles ojitos pegados porque me resultaban más divertidos que pintados, pero el rotulador plateado que tenía en casa no era permanente y tuve que usar en su lugar rotulador negro para bordear los ojos. En la parte baja del pantalón azul les hice un pequeño círculo también para que el globo se adaptara mejor y lo coloreé de negro simulando los zapatos.

20160324_142616-1

Está todo muy bien explicado en los videos y el resultado real te aseguro que supera con creces lo que se aprecia en las imágenes.

Esta vez hice solo cuatro Minions porque me quedé sin globos, pero en cuanto me haga del material necesario repito estas pelotitas de nuevo, con forma de Minion o de cualquier otra cosa que se nos ocurra. ¿Y tú? ¿Te animas?

¡Bye bye stress!

Tarteando con fondant

He de reconocer que no soy nada golosa, no me gusta mucho cocinar ni tampoco la repostería, soy de las que se alimenta simplemente con el olor, con lo cual si cocino no como, pero también soy madre, así que todo lo que he escrito hasta ahora carece de importancia y lo que realmente importa es que al menos dos veces al año toca hacer una tarta de cumpleaños. Y año tras año mis peques me plantean un nuevo reto: Minions, Micky Mouse, Little Einstein, dinosaurios… Lo que menos les interesa es el interior de la tarta, con lo que ellos disfrutan es comiéndose a pellizcos el fondant de la decoración. Tienen suerte de tener una madre muy enreda a la que no le importa pasarse unas cuantas de horas en la cocina, sus caritas de ilusión al ver su tarta de cumple son la mejor recompensa.

20160220_165354-1

Tartas llevo ya hechas unas cuantas, pero algunas desaparecieron antes de hacerles foto. Son casi siempre las mismas (en esto no me arriesgo mucho por el momento): bizcocho, tarta de galletas con chocolate y tarta oreo. Las recetas puedes encontrarlas en cualquier blog de cocina, de todos modos añado al final de este post las recetas tal y como yo las hago por si te interesa alguna.

Respecto a la decoración no creas que es difícil, pero se lleva un ratito. Yo suelo hacerlas a ojo, buscando previamente en Internet una foto que me guste y no sea muy complicada. La otra opción es imprimir la imagen, calcarla sobre papel de horno, recortar las distintas piezas que la componen y usarlas como plantillas colocándolas sobre el fondant debidamente extendido con rodillo. Luego basta con ir cortando las piezas de fondant con la punta de un cuchillo afilado e ir montando el puzzle. Te recomiendo usar papel de horno, meter el fondant entre dos trozos de este papel y seguidamente aplastar con rodillo. Así evitas que el fondant se quede pegado al rodillo o a la mesa

Existen rotuladores comestibles, de casi cualquier color, que son ideales para perfilar y retocar el dibujo. Respecto al fondant tienes varias opciones: hacerlo, comprarlo blanco e ir tiñendo trocitos con colorante alimenticio o comprarlo de colores (hay unas cajitas de Dr. Oetker que son estupendas porque vienen tres barritas de fondant, rojo, azul y amarillo, que mezclados convenientemente permiten obtener una amplia gama de colores).

A continuación te muestro algunas de mis modestas creaciones. Si no has usado nunca fondant, anímate, es genial porque se moldea como la plastilina pero con la ventaja de que te puedes comer el resultado. A los niños les encantará la experiencia.

imgcache0.21591199

imgcache0.21358780

20150604_174312

imgcache0.21191290

20150216_143838

20141225_134339

1439671910596jpg.0

BIZCOCHO:

Ingredientes: un yogur de limón cuyo vaso tomaremos como medida, una medida de ese vaso de aceite, dos medidas de azúcar, tres medidas de harina, tres huevos, la ralladura de un limón y un chorrito de esencia de vainilla. Si se desea de mayor tamaño, doblar o triplicar los ingredientes manteniendo siempre la misma proporción.

Preparación: mezclar en un bol, poco a poco y con movimientos envolventes, los huevos, el yogur, el azucar, el aceite, la ralladura de limón, la esencia de vainilla y, por último, la harina. Se puede usar batidora. Engrasar un molde con mantequilla y verter el contenido. Introducir al horno, previamente precalentado, a 180ºC durante 45 minutos, calor solo por abajo y sin ventilador. Cuando esté casi listo añadir calor por arriba para dorarlo. Si no se tiene mucha práctica con el horno o es mucha cantidad es preferible hacerlo a 150ºC durante una hora aproximadamente. Decorar al gusto.

TARTA DE GALLETAS CON CHOCOLATE:

Ingredientes: galletas tipo Tosta Rica, Nutella, leche, una tableta de chocolate especial para fundir, un brick de nata montada y mantequilla.

Preparación: forrar un molde rectangular con film transparente. Ir mojando las galletas en leche fría (no demasiado tiempo) e ir colocando dos capas en el molde. Echar sobre ellas una capa de Nutella (derretir un poco en microondas si no se extiende bien), volver a colocar una doble capa de galletas pasadas por leche y añadir de nuevo una capa de Nutella. Repetir hasta rellenar el molde, terminando con una capa de galletas. Cubrir con el film que nos haya sobrado y reservar en la nevera durante unas horas, o hasta el día siguiente.

Para la cobertura, echar en un cazo 100 ml de nata montada y llevar a ebullición. Cuando comience a hervir, apartar del fuego y echar el chocolate partido en trozos y un poco de mantequilla. Remover hasta que funda, esperar unos minutos y verter sobre la tarta que habremos desmoldado previamente sobre una fuente o bandeja. Reservar en nevera unas horas para que solidifique el chocolate. Decorar al gusto.

TARTA OREO:

Ingredientes: galletas oreo (aproximadamente 22 unidades y otras cuantas para la decoración), 80 gramos de mantequilla, 400 ml de leche, 200 ml de nata, 300 gramos de queso de untar, un sobre de cuajada y 100 gramos de azúcar.

Preparación: quitamos el relleno a las 22 galletas y lo reservamos. Machacamos las galletas y las mezclamos con la mantequilla derretida. Con esa masa forramos el fondo de un molde circular (de los desmoldables) compactando bien, y metemos en la nevera (o en el congelador) mientras preparamos la tarta. Ponemos en un cazo el relleno de las galletas que teníamos reservado, 200 ml de leche, la nata, el queso y el azúcar, lo batimos hasta que quede una mezcla homogénea y lo ponemos al fuego hasta que hierva. Retiramos del fuego e incorporamos el sobre de cuajada disuelto en los 200 ml de leche que nos quedaban, volvemos a poner al fuego removiendo de vez en cuando hasta que hierva de nuevo. Retiramos del fuego, dejamos que la mezcla se temple un poco y la vertemos sobre la base de la tarta. Dejamos enfriar y la metemos en el frigorífico durante un par de horas al menos (mejor de un día para otro). Decoramos añadiendo una capa de oreo triturada (sin el relleno) y apretando para que quede compactada.

¡Buen provecho!

Calculadora dactilar

Hoy te muestro otro invento casero para practicar las primeras sumas y restas con los más pequeños. Me gusta llamarla calculadora dactilar porque ayuda a calcular y porque es preciso usar los dedos para ello. Presento dos versiones:

suma con tapones

Ésta es la versión inicial para calcular sumas sencillitas de una cifra. Sólo necesitas unos cuantos de tapones y botones, e imprimir esta plantilla, que opcionalmente puedes plastificar.

suma y resta

Ésta otra versión más sofisticada nos permite hacer sumas y restas con varias cifras. Es algo más aparatosa, pero permite guardar los tapones en su interior, además de trabajar los movimientos de enroscar y desenroscar que son tan importantes para las manitas de los más pequeños.

Necesitas una caja pequeñita (yo la forré para mejorar su aspecto) y unas cuantas de roscas y tapones de tetrabricks, que se pegan fácilmente a la tapa de la caja con silicona líquida o cualquier otro tipo de adhesivo. Las etiquetas numéricas las puedes encontrar aquí listas para imprimir.

En casa aún no hemos empezado las sumas con llevada, pero presiento que también nos será útil en este sentido cuando llegue el momento, pues podemos ayudarnos de un tapón para recordar la cifra que nos llevamos. De igual modo se puede adaptar para añadir más sumandos o para sumar números de más cifras.

Como material complementario puedes ayudarte de este ascensor numérico para reforzar las restas, el niño debe contar cuántos pisos tiene que subir para llegar de un piso numérico a otro, siempre subiendo, nunca bajando. Lo encontré hace muchísimo tiempo y lo guardé para cuando lo necesitara, no comparto la fuente porque la desconozco.

Si te ha gustado este post y/o lo consideras útil no dudes en compartirlo o en hacer tu propia calculadora dactilar. Gracias por pasar de vez en cuando por este modesto blog y por compartir mis ocurrencias.