Arañitas de Halloween

Este año quería regalar un detallito a unos alumnos como premio por mejorar su conducta en clase. Ví unas arañas parecidas a éstas en el blog de una amiga  (www.patedeloca.blogspot.com.es) y me parecieron el regalino perfecto: sencillas, rápidas, baratas y supergraciosas.

Con unos donettes, palitos salados y un poco de fondant blanco están listas en un ratito. Para dar forma a los ojos utilicé el tapón de una botella de agua (de esas infantiles con tapón sport), el agujerito tiene el tamaño propio y queda en el centro una marca que parece la pupila, que pinté luego con rotuladores comestibles´.

En esta ocasión las hice yo, pero son una actividad perfecta para hacer en clase o para organizar un taller en el día del centro. Se pueden llevar preparados ya los ojos y cortadas las patitas, por adelantar y facilitar el trabajo si los chicos son pequeños.

¡Fueron todo un éxito! No sobró ni una patita siquiera, ji ji.

Anuncios

Tarteando con fondant

He de reconocer que no soy nada golosa, no me gusta mucho cocinar ni tampoco la repostería, soy de las que se alimenta simplemente con el olor, con lo cual si cocino no como, pero también soy madre, así que todo lo que he escrito hasta ahora carece de importancia y lo que realmente importa es que al menos dos veces al año toca hacer una tarta de cumpleaños. Y año tras año mis peques me plantean un nuevo reto: Minions, Micky Mouse, Little Einstein, dinosaurios… Lo que menos les interesa es el interior de la tarta, con lo que ellos disfrutan es comiéndose a pellizcos el fondant de la decoración. Tienen suerte de tener una madre muy enreda a la que no le importa pasarse unas cuantas de horas en la cocina, sus caritas de ilusión al ver su tarta de cumple son la mejor recompensa.

20160220_165354-1

Tartas llevo ya hechas unas cuantas, pero algunas desaparecieron antes de hacerles foto. Son casi siempre las mismas (en esto no me arriesgo mucho por el momento): bizcocho, tarta de galletas con chocolate y tarta oreo. Las recetas puedes encontrarlas en cualquier blog de cocina, de todos modos añado al final de este post las recetas tal y como yo las hago por si te interesa alguna.

Respecto a la decoración no creas que es difícil, pero se lleva un ratito. Yo suelo hacerlas a ojo, buscando previamente en Internet una foto que me guste y no sea muy complicada. La otra opción es imprimir la imagen, calcarla sobre papel de horno, recortar las distintas piezas que la componen y usarlas como plantillas colocándolas sobre el fondant debidamente extendido con rodillo. Luego basta con ir cortando las piezas de fondant con la punta de un cuchillo afilado e ir montando el puzzle. Te recomiendo usar papel de horno, meter el fondant entre dos trozos de este papel y seguidamente aplastar con rodillo. Así evitas que el fondant se quede pegado al rodillo o a la mesa

Existen rotuladores comestibles, de casi cualquier color, que son ideales para perfilar y retocar el dibujo. Respecto al fondant tienes varias opciones: hacerlo, comprarlo blanco e ir tiñendo trocitos con colorante alimenticio o comprarlo de colores (hay unas cajitas de Dr. Oetker que son estupendas porque vienen tres barritas de fondant, rojo, azul y amarillo, que mezclados convenientemente permiten obtener una amplia gama de colores).

A continuación te muestro algunas de mis modestas creaciones. Si no has usado nunca fondant, anímate, es genial porque se moldea como la plastilina pero con la ventaja de que te puedes comer el resultado. A los niños les encantará la experiencia.

imgcache0.21591199

imgcache0.21358780

20150604_174312

imgcache0.21191290

20150216_143838

20141225_134339

1439671910596jpg.0

BIZCOCHO:

Ingredientes: un yogur de limón cuyo vaso tomaremos como medida, una medida de ese vaso de aceite, dos medidas de azúcar, tres medidas de harina, tres huevos, la ralladura de un limón y un chorrito de esencia de vainilla. Si se desea de mayor tamaño, doblar o triplicar los ingredientes manteniendo siempre la misma proporción.

Preparación: mezclar en un bol, poco a poco y con movimientos envolventes, los huevos, el yogur, el azucar, el aceite, la ralladura de limón, la esencia de vainilla y, por último, la harina. Se puede usar batidora. Engrasar un molde con mantequilla y verter el contenido. Introducir al horno, previamente precalentado, a 180ºC durante 45 minutos, calor solo por abajo y sin ventilador. Cuando esté casi listo añadir calor por arriba para dorarlo. Si no se tiene mucha práctica con el horno o es mucha cantidad es preferible hacerlo a 150ºC durante una hora aproximadamente. Decorar al gusto.

TARTA DE GALLETAS CON CHOCOLATE:

Ingredientes: galletas tipo Tosta Rica, Nutella, leche, una tableta de chocolate especial para fundir, un brick de nata montada y mantequilla.

Preparación: forrar un molde rectangular con film transparente. Ir mojando las galletas en leche fría (no demasiado tiempo) e ir colocando dos capas en el molde. Echar sobre ellas una capa de Nutella (derretir un poco en microondas si no se extiende bien), volver a colocar una doble capa de galletas pasadas por leche y añadir de nuevo una capa de Nutella. Repetir hasta rellenar el molde, terminando con una capa de galletas. Cubrir con el film que nos haya sobrado y reservar en la nevera durante unas horas, o hasta el día siguiente.

Para la cobertura, echar en un cazo 100 ml de nata montada y llevar a ebullición. Cuando comience a hervir, apartar del fuego y echar el chocolate partido en trozos y un poco de mantequilla. Remover hasta que funda, esperar unos minutos y verter sobre la tarta que habremos desmoldado previamente sobre una fuente o bandeja. Reservar en nevera unas horas para que solidifique el chocolate. Decorar al gusto.

TARTA OREO:

Ingredientes: galletas oreo (aproximadamente 22 unidades y otras cuantas para la decoración), 80 gramos de mantequilla, 400 ml de leche, 200 ml de nata, 300 gramos de queso de untar, un sobre de cuajada y 100 gramos de azúcar.

Preparación: quitamos el relleno a las 22 galletas y lo reservamos. Machacamos las galletas y las mezclamos con la mantequilla derretida. Con esa masa forramos el fondo de un molde circular (de los desmoldables) compactando bien, y metemos en la nevera (o en el congelador) mientras preparamos la tarta. Ponemos en un cazo el relleno de las galletas que teníamos reservado, 200 ml de leche, la nata, el queso y el azúcar, lo batimos hasta que quede una mezcla homogénea y lo ponemos al fuego hasta que hierva. Retiramos del fuego e incorporamos el sobre de cuajada disuelto en los 200 ml de leche que nos quedaban, volvemos a poner al fuego removiendo de vez en cuando hasta que hierva de nuevo. Retiramos del fuego, dejamos que la mezcla se temple un poco y la vertemos sobre la base de la tarta. Dejamos enfriar y la metemos en el frigorífico durante un par de horas al menos (mejor de un día para otro). Decoramos añadiendo una capa de oreo triturada (sin el relleno) y apretando para que quede compactada.

¡Buen provecho!

Arroz animado

Hace tiempo que no dedico uno de mis ratitos a la cocina, así que la entrada de hoy la dedico al arroz, al arroz animado. Animado porque emplatado queda divertido, y animado porque le doy forma de animales, que es el tema estrella en mi casa.

Para esos peques a los que le cuesta engancharse a la cuchara, el arroz da mucho juego pues adopta la forma que queramos, como plato principal o usándolo para acompañar otra comida que guste menos. Solo necesitamos el molde adecuado y/o un poco de imaginación.

Una imagen (o varias) vale más que mil palabras:

20140125_13274820140209_13215820140118_125835

20140304_141437

20140304_134853

20140823_153336

Con algunos niños el tema de la comida se convierte en una guerra que hay que ir ganando batalla a batalla, sin prisa pero sin pausa, sin forzar pero sin olvidar. Con estos platos y otros similares ganamos en casa dos batallas: arroz y lentejas.

Faltan aún muchas batallitas que ganar, y sobre todo, faltan muchas por publicar. Sin prisa pero sin pausa, sin forzar pero sin olvidar, las iré publicando todas poquito a poquito.

Filetitos de pez, de tortuga, de elefante y hasta de dinosaurio

    Si tus peques son de los que no quieren comer nada por sistema, o de los que no les gusta probar sabores nuevos, puede que consigas motivarlos con la presentación adecuada.

    Comerse un filete a la plancha puede ser aburrido pero si al filete le das forma de dinosaurio, o elefante, o pajarito, o tortuga o lo que se te ocurra que pueda gustarles, seguro que miran el plato con otros ojos. Es cuestión de echarle un poco de imaginación, cuando ya lo has hecho varias veces miras el filete y te dices “tiene pinta de… “, cortas por aquí y por allá, le añades complementos al plato con los ingredientes que te encuentras por tu cocina y el resultado seguro que les sorprende. Y si de imaginación vas un poco justa, hay moldes de todos los tipos y colores, es cuestión de elegir el tema estrella de tus hijos.

    Por último, una vez concluida tu obra de arte, sólo te queda saber vender el producto. Hay que cambiar de actitud a la hora de comer, no hay que obligar, hay que convertir la hora de comer en un juego divertido. ¿Quién se va a resistir a comerse un filete de dinosaurio? Seguro que quien se lo come se pone igual de fuerte que él…

    Pongo fotos de algunos de mis filetes favoritos para que toméis ideas y os animéis a “imaginar” en la cocina. ¡Buen provecho!

20140111_123857

DSC_0270-120140405_13233620140215_135840DSC_0271-1