Arañitas de Halloween

Este año quería regalar un detallito a unos alumnos como premio por mejorar su conducta en clase. Ví unas arañas parecidas a éstas en el blog de una amiga  (www.patedeloca.blogspot.com.es) y me parecieron el regalino perfecto: sencillas, rápidas, baratas y supergraciosas.

Con unos donettes, palitos salados y un poco de fondant blanco están listas en un ratito. Para dar forma a los ojos utilicé el tapón de una botella de agua (de esas infantiles con tapón sport), el agujerito tiene el tamaño propio y queda en el centro una marca que parece la pupila, que pinté luego con rotuladores comestibles´.

En esta ocasión las hice yo, pero son una actividad perfecta para hacer en clase o para organizar un taller en el día del centro. Se pueden llevar preparados ya los ojos y cortadas las patitas, por adelantar y facilitar el trabajo si los chicos son pequeños.

¡Fueron todo un éxito! No sobró ni una patita siquiera, ji ji.

Minions antiestrés

20160324_145550-1-1.jpg

Hoy quiero enseñarte unas pelotas antiestres que seguro que te van a encantar, a ti y a los peques que tengas cerca. Pueden ser muy útiles para niños nerviosos o con dificultades para controlar sus emociones. Aplastar y deformar a estos Minions puede ser una tarea relajante que les permita eliminar parte de la rabia y el estrés que van acumulando a lo largo del día, además de ser una tarea muy divertida tanto para los niños como para los mayores.

20160325_092523-1.jpg

Buscando por internet cómo hacer pelotas antiestrés caseras para mis niños me encontré con estos dos vídeos a los que no me pude resistir porque los Minions son unos de sus personajes favoritos.

20160324_112517-1

Yo he seguido los pasos solo de forma aproximada, en realidad he mezclado los dos tutoriales. Para rellenarlos de harina lo hice con la boquilla de una manga pastelera y ayudándome de una cucharilla, como se muestra en la foto, y no se me dio nada mal.

20160324_124424-1Luego corté el rabito del globo y coloque dos más para reforzar la pelota, tal y como se muestra en los vídeos. Opté por ponerles ojitos pegados porque me resultaban más divertidos que pintados, pero el rotulador plateado que tenía en casa no era permanente y tuve que usar en su lugar rotulador negro para bordear los ojos. En la parte baja del pantalón azul les hice un pequeño círculo también para que el globo se adaptara mejor y lo coloreé de negro simulando los zapatos.

20160324_142616-1

Está todo muy bien explicado en los videos y el resultado real te aseguro que supera con creces lo que se aprecia en las imágenes.

Esta vez hice solo cuatro Minions porque me quedé sin globos, pero en cuanto me haga del material necesario repito estas pelotitas de nuevo, con forma de Minion o de cualquier otra cosa que se nos ocurra. ¿Y tú? ¿Te animas?

¡Bye bye stress!

Nuestra Caja Bilingüe

Seguro que en este momento te estás preguntando qué es una caja bilingue. Con este nombre he bautizado a esta caja, de diseño propio, que estamos usando con mi hijo (1º de Primaria) como traductor de inglés-español.

20160110_201242-1

Hay chicos para los que hablar y escribir bien en castellano ya supone un verdadero esfuerzo, imagínate hacerlo en inglés, que las palabras suenan diferentes a como se escriben. Esto es lo que le sucede a mi hijo, su problema con el lenguaje (TEL) le limita y le dificulta otra serie de cosas. Y la motivación en su caso es imprescindible para conseguir aprendizajes, porque no es muy diestro a la hora de escribir, colorear, dibujar, y la motricidad fina no es su fuerte, con lo cual no se siente nada atraído por las tareas escolares.

Pensando en cómo conseguir motivarlo y además en trabajar con él la motricidad fina, la lectoescritura y el inglés (al menos el vocabulario básico de 1º de Primaria) se me ocurrió una idea y, mientras reunía suficientes tapones y roscas para elaborarla, fui dándole forma en mi cabeza y éste fue el resultado.

20160105_081055-1Se trata de una caja, un poco más grande que una de zapatos, que forré con papel adhesivo para mejorar su aspecto. En la tapa pegué varias roscas de los tetrabricks colocadas en fila, en ellas irán enroscados luego los tapones con dibujos o letras según lo que queramos trabajar. A un lado de las roscas trabajamos en español y al otro lado trabajamos en inglés. Para pegar las etiquetas corrspondientes a las distintas palabras (en español o inglés) usé trocitos pequeños de cinta de doble cara, que no añade grosor y tiene buena adherencia.

En su interior hice distintos compartimentos con cartón y un poco de paciencia. En ellos guardamos los tapones de letras (agrupados de tres en tres letras para que no sea un caos encontrarlos), los tapones con los dibujos del vocabulario a trabajar, las etiquetas correspondientes y también unas pequeñas fichas con los dibujos y sus nombres en ambos idiomas, que usaremos como pistas para asociar el dibujo con su nombre en ambos idiomas. El vocabulario está organizado según las unidades didácticas de su libro de inglés (Ed. Oxford): colours, school, toys, farm, food, family, outside. Una imagen vale más que mil palabras:

20160107_030647-1

¿Cómo la usamos?

Podemos trabajar con ella de varias formas.

20160110_200921-1

La primera forma es colocar varios tapones con dibujos y algunas etiquetas en español o inglés (como muestra la imagen de la izquierda) y pedirle al chico que complete con las piezas que faltan. Puede usar como pistas las pequeñas fichas que contienen toda la información necesaria.

Otra opción es colocar en la parte superior una de las pistas y pedir al chico que busque y enrosque las letras correspondientes al nombre del dibujo, en inglés y en español, como se ve en la foto inferior.

20160110_200331-1

lamela

Para practicar además la escritura se me ocurrió incluir dentro de la caja una hoja cuadriculada. Para hacerla más duradera y que le resulte algo más atractiva, la plastifiqué, Así escribimos en ella con rotuladores vileda que podemos borrar fácilmente con el dedo.

Si te ha gustado la idea y crees que le puedes sacar partido, adjunto a continuación los enlaces a las plantillas de números, letras, dibujos, etiquetas y pistas. Basta con pulsar sobre las imágenes para acceder a los archivos pdf descargables.

letras para tapones         Letras y números para los tapones

dibujos para tapones         Dibujos para los tapones

etiquetas y pistas             Etiquetas y pistas

Como me sobraron tapones y roscas, los aproveché para hacer otra cajita, ya la verás en el próximo post que publique.

No dudes en compartir este artículo si lo consideras de interés. Y si te ha quedado alguna duda después de leerlo o quieres comentarme algo no te cortes, añade algún comentario o ponte en contacto conmigo.

Puerta del ratoncito Pérez

Ésta es una idea que lleva tiempo en mi cabeza, aunque no es propia.

La primera visita del ratón Pérez nos pilló por sorpresa, fue algo rápida e improvisada y no tuve tiempo de organizar nada especial. Busqué en la red y encontré manualidades curiosas y originales, pero la idea de hacerle una puerta mágica al ratón Pérez me fascinó y a mi hijo más aún. Se trata de un acceso directo a su habitación por donde entrará Pérez a llevarse su diente y dejarle algunas monedas, más o menos cantidad en función de lo cuidado que esté el diente.

Para la segunda visita, que será esta noche (si Pérez no está muy ocupado) ya lo tenemos todo listo y lo esperamos con mucha ilusión. Éste ha sido el resultado:

20151220_173931-1

Puerta de Pérez con su saquito ya colocado para guardar el diente20151220_183617-1

En la foto de la izquierda tenemos ya colgado el saquito donde guardaremos esta noche el diente. La foto de la derecha es lo que se encontrará mi hijo cuando se levante: monedas en el saquito y una carta de Pérez con un certificado de entrega de su diente.

Si la idea te ha gustado sigue leyendo porque te cuento lo fácil que es ponerla en práctica. Sólo necesitas una bandeja blanca de poliespan, témperas e imaginación.

20151220_115957-1Lo primero que debemos hacer es recortar la bandeja dándole forma de puerta, como más nos guste y del tamaño que prefiramos. Con algo punzante hacemos la forma del marco, y vamos marcando también incisiones alargadas y paralelas hacia abajo que simularán trozos de madera. Ayudándonos de un alfiler, haremos rayitas que simularán las betas de la madera. Tenemos además que recortar un trocito pequeño de poliespan con forma alargada donde más tarde pondremos el nombre de Pérez. Para un mejor acabado podemos lijar los bordes de la puerta y el cartel con una lija de uñas. Para el pomo de la puerta yo he usado masilla adhesiva de la que se usa para fijar cuadros (Blu-Tack), pero puedes usar lo que se te ocurra.

20151220_124349-1

El siguiente paso es pintarla, con el pomo ya colocado en su sitio. Para endurecerla podemos darle antes una capa de cola blanca mezclada con un poco de agua. Yo no lo hice porque no lo vi necesario. Si vamos a dar varias capas y no queremos esperar usamos un secador de mano y seca rápido.

20151220_131330-1Una vez seca, pegamos el cartelito con el nombre de Pérez. Podemos añadirle los complementos que se nos ocurran. Yo sólo le puse el número, recortado en miniatura en papel dorado. Esto del número es un detalle importante. Imagínate que Pérez se equivoca de casa, jí jí. Además le pusimos 35 A porque más adelante el peque de la casa también tendrá otra en su cuarto, que llevará el 35 B. Para fijarla a la pared yo usé cinta de doble capa, con tres o cuatro trocitos en los bordes es suficiente.

20151220_144531-1Ahora debemos hacer un saquito para meter el diente (o un buzón, o una cestita,…) Yo he utilizado fieltro, en color rojo para el bolso y en color blanco para el diente y el resultado ha sido el de la foto.

Si quieres aportarle aún más magia a la visita de Pérez puedes imprimir el certificado de entrega del diente y su sobre, y colocarlo junto a la puerta durante la noche para que tu peque se lo encuentre por la mañana. ¿Te imaginas su carita al ver que Pérez ha dejado una carta para él?

20151220_182654-1Te recomiendo imprimirlo en formato A5, en lugar de en formato folio (A4) porque el sobre y el certificado quedan más pequeñitos. Y para terminar… ¡no olvides rellenar el certificado y el destinatario de la carta!

Si te ha gustado esta actividad no dudes en ponerla en práctica, es fácil, rápida y económica y seguro que ilusionará un montón a los niños de la casa (y a los no tan niños). Si no tienes hijos pequeños, tendrás sobrinos, nietos, hijos de amigos,… y éste puede ser también un regalo original para ellos.

Aeronáutica infantil

DSC_0277-1

    Tan sólo necesitamos un tubo de cartón de un rollo de cocina, una chincheta, un tapón grande, cartulina o cartón, y algo de imaginación para diseñar este avión que encantará a los más peques de la casa. Puede ser una manualidad ideal para hacer con ellos en estas largas tardes otoñales.

    Lo primero que debes hacer es imprimir la plantilla. Después recorta las distintas piezas, colócalas sobre un cartón duro (o sobre cartulina, pero recuerda ponerla doble o triple para que sea rígida) y dibuja sus contornos. Este paso puedes hacerlo también calcándolas directamente sobre el cartón. Ahora, recórtalas con cuidado y personalízalas. Puedes usar témperas, pintura de dedos, recortes de cartulina, lo que se te ocurra. Personaliza también el rollo de cocina.

    El siguiente paso es ensamblar todas las piezas del avión. Debes hacer unos cortes en la parte trasera del tubo para introducir los alerones de cola. El morro lo puedes hacer de muchas formas, a mí se me ocurrió ponerle un tapón adecuado y hacerle un agujerito por el que meter una chincheta que sujete la hélice, en la parte interior del tapón fijé la punta de la chincheta con plastilina para evitar que se quitara y que pudiera pinchar.

    A mi peque le encantó la actividad: ayudarme con el diseño del avión, armarlo y, sobre todo, jugar con él. Su carita de ilusión al ver el resultado no tiene precio