Tarteando con fondant

He de reconocer que no soy nada golosa, no me gusta mucho cocinar ni tampoco la repostería, soy de las que se alimenta simplemente con el olor, con lo cual si cocino no como, pero también soy madre, así que todo lo que he escrito hasta ahora carece de importancia y lo que realmente importa es que al menos dos veces al año toca hacer una tarta de cumpleaños. Y año tras año mis peques me plantean un nuevo reto: Minions, Micky Mouse, Little Einstein, dinosaurios… Lo que menos les interesa es el interior de la tarta, con lo que ellos disfrutan es comiéndose a pellizcos el fondant de la decoración. Tienen suerte de tener una madre muy enreda a la que no le importa pasarse unas cuantas de horas en la cocina, sus caritas de ilusión al ver su tarta de cumple son la mejor recompensa.

20160220_165354-1

Tartas llevo ya hechas unas cuantas, pero algunas desaparecieron antes de hacerles foto. Son casi siempre las mismas (en esto no me arriesgo mucho por el momento): bizcocho, tarta de galletas con chocolate y tarta oreo. Las recetas puedes encontrarlas en cualquier blog de cocina, de todos modos añado al final de este post las recetas tal y como yo las hago por si te interesa alguna.

Respecto a la decoración no creas que es difícil, pero se lleva un ratito. Yo suelo hacerlas a ojo, buscando previamente en Internet una foto que me guste y no sea muy complicada. La otra opción es imprimir la imagen, calcarla sobre papel de horno, recortar las distintas piezas que la componen y usarlas como plantillas colocándolas sobre el fondant debidamente extendido con rodillo. Luego basta con ir cortando las piezas de fondant con la punta de un cuchillo afilado e ir montando el puzzle. Te recomiendo usar papel de horno, meter el fondant entre dos trozos de este papel y seguidamente aplastar con rodillo. Así evitas que el fondant se quede pegado al rodillo o a la mesa

Existen rotuladores comestibles, de casi cualquier color, que son ideales para perfilar y retocar el dibujo. Respecto al fondant tienes varias opciones: hacerlo, comprarlo blanco e ir tiñendo trocitos con colorante alimenticio o comprarlo de colores (hay unas cajitas de Dr. Oetker que son estupendas porque vienen tres barritas de fondant, rojo, azul y amarillo, que mezclados convenientemente permiten obtener una amplia gama de colores).

A continuación te muestro algunas de mis modestas creaciones. Si no has usado nunca fondant, anímate, es genial porque se moldea como la plastilina pero con la ventaja de que te puedes comer el resultado. A los niños les encantará la experiencia.

imgcache0.21591199

imgcache0.21358780

20150604_174312

imgcache0.21191290

20150216_143838

20141225_134339

1439671910596jpg.0

BIZCOCHO:

Ingredientes: un yogur de limón cuyo vaso tomaremos como medida, una medida de ese vaso de aceite, dos medidas de azúcar, tres medidas de harina, tres huevos, la ralladura de un limón y un chorrito de esencia de vainilla. Si se desea de mayor tamaño, doblar o triplicar los ingredientes manteniendo siempre la misma proporción.

Preparación: mezclar en un bol, poco a poco y con movimientos envolventes, los huevos, el yogur, el azucar, el aceite, la ralladura de limón, la esencia de vainilla y, por último, la harina. Se puede usar batidora. Engrasar un molde con mantequilla y verter el contenido. Introducir al horno, previamente precalentado, a 180ºC durante 45 minutos, calor solo por abajo y sin ventilador. Cuando esté casi listo añadir calor por arriba para dorarlo. Si no se tiene mucha práctica con el horno o es mucha cantidad es preferible hacerlo a 150ºC durante una hora aproximadamente. Decorar al gusto.

TARTA DE GALLETAS CON CHOCOLATE:

Ingredientes: galletas tipo Tosta Rica, Nutella, leche, una tableta de chocolate especial para fundir, un brick de nata montada y mantequilla.

Preparación: forrar un molde rectangular con film transparente. Ir mojando las galletas en leche fría (no demasiado tiempo) e ir colocando dos capas en el molde. Echar sobre ellas una capa de Nutella (derretir un poco en microondas si no se extiende bien), volver a colocar una doble capa de galletas pasadas por leche y añadir de nuevo una capa de Nutella. Repetir hasta rellenar el molde, terminando con una capa de galletas. Cubrir con el film que nos haya sobrado y reservar en la nevera durante unas horas, o hasta el día siguiente.

Para la cobertura, echar en un cazo 100 ml de nata montada y llevar a ebullición. Cuando comience a hervir, apartar del fuego y echar el chocolate partido en trozos y un poco de mantequilla. Remover hasta que funda, esperar unos minutos y verter sobre la tarta que habremos desmoldado previamente sobre una fuente o bandeja. Reservar en nevera unas horas para que solidifique el chocolate. Decorar al gusto.

TARTA OREO:

Ingredientes: galletas oreo (aproximadamente 22 unidades y otras cuantas para la decoración), 80 gramos de mantequilla, 400 ml de leche, 200 ml de nata, 300 gramos de queso de untar, un sobre de cuajada y 100 gramos de azúcar.

Preparación: quitamos el relleno a las 22 galletas y lo reservamos. Machacamos las galletas y las mezclamos con la mantequilla derretida. Con esa masa forramos el fondo de un molde circular (de los desmoldables) compactando bien, y metemos en la nevera (o en el congelador) mientras preparamos la tarta. Ponemos en un cazo el relleno de las galletas que teníamos reservado, 200 ml de leche, la nata, el queso y el azúcar, lo batimos hasta que quede una mezcla homogénea y lo ponemos al fuego hasta que hierva. Retiramos del fuego e incorporamos el sobre de cuajada disuelto en los 200 ml de leche que nos quedaban, volvemos a poner al fuego removiendo de vez en cuando hasta que hierva de nuevo. Retiramos del fuego, dejamos que la mezcla se temple un poco y la vertemos sobre la base de la tarta. Dejamos enfriar y la metemos en el frigorífico durante un par de horas al menos (mejor de un día para otro). Decoramos añadiendo una capa de oreo triturada (sin el relleno) y apretando para que quede compactada.

¡Buen provecho!

Calculadora dactilar

Hoy te muestro otro invento casero para practicar las primeras sumas y restas con los más pequeños. Me gusta llamarla calculadora dactilar porque ayuda a calcular y porque es preciso usar los dedos para ello. Presento dos versiones:

suma con tapones

Ésta es la versión inicial para calcular sumas sencillitas de una cifra. Sólo necesitas unos cuantos de tapones y botones, e imprimir esta plantilla, que opcionalmente puedes plastificar.

suma y resta

Ésta otra versión más sofisticada nos permite hacer sumas y restas con varias cifras. Es algo más aparatosa, pero permite guardar los tapones en su interior, además de trabajar los movimientos de enroscar y desenroscar que son tan importantes para las manitas de los más pequeños.

Necesitas una caja pequeñita (yo la forré para mejorar su aspecto) y unas cuantas de roscas y tapones de tetrabricks, que se pegan fácilmente a la tapa de la caja con silicona líquida o cualquier otro tipo de adhesivo. Las etiquetas numéricas las puedes encontrar aquí listas para imprimir.

En casa aún no hemos empezado las sumas con llevada, pero presiento que también nos será útil en este sentido cuando llegue el momento, pues podemos ayudarnos de un tapón para recordar la cifra que nos llevamos. De igual modo se puede adaptar para añadir más sumandos o para sumar números de más cifras.

Como material complementario puedes ayudarte de este ascensor numérico para reforzar las restas, el niño debe contar cuántos pisos tiene que subir para llegar de un piso numérico a otro, siempre subiendo, nunca bajando. Lo encontré hace muchísimo tiempo y lo guardé para cuando lo necesitara, no comparto la fuente porque la desconozco.

Si te ha gustado este post y/o lo consideras útil no dudes en compartirlo o en hacer tu propia calculadora dactilar. Gracias por pasar de vez en cuando por este modesto blog y por compartir mis ocurrencias.

Arroz animado

Hace tiempo que no dedico uno de mis ratitos a la cocina, así que la entrada de hoy la dedico al arroz, al arroz animado. Animado porque emplatado queda divertido, y animado porque le doy forma de animales, que es el tema estrella en mi casa.

Para esos peques a los que le cuesta engancharse a la cuchara, el arroz da mucho juego pues adopta la forma que queramos, como plato principal o usándolo para acompañar otra comida que guste menos. Solo necesitamos el molde adecuado y/o un poco de imaginación.

Una imagen (o varias) vale más que mil palabras:

20140125_13274820140209_13215820140118_125835

20140304_141437

20140304_134853

20140823_153336

Con algunos niños el tema de la comida se convierte en una guerra que hay que ir ganando batalla a batalla, sin prisa pero sin pausa, sin forzar pero sin olvidar. Con estos platos y otros similares ganamos en casa dos batallas: arroz y lentejas.

Faltan aún muchas batallitas que ganar, y sobre todo, faltan muchas por publicar. Sin prisa pero sin pausa, sin forzar pero sin olvidar, las iré publicando todas poquito a poquito.

Un juego que da mucho juego

Te presento un juego de vocabulario casero y propio, que da mucho juego con los más pequeños de la casa: para ampliar su vocabulario, para mejorar su dicción, para estimular la conversación, para favorecer la memoria, para trabajar la lectoescritura,…

2015-12-13 23.17.13-1

Hay niños que adquieren el lenguaje de forma natural y que no necesitan estimulación, sin embargo hay un buen grupo de niños que presentan retraso en el lenguaje, trastorno específico del lenguaje, o simplemente dislalias, a los que este tipo de juegos les puede venir bastante bien para mejorar su lenguaje.

Pincha aquí para descargarte las plantillas, listas para imprimir. Cada tabla contiene 20 dibujos con su nombre escrito en letra escolar, agrupados por categorías semánticas (casa, naturaleza, cuarto de baño, animales, frutas, comidas, medios de transporte, partes del cuerpo, cocina, cole…).

tablas

NuevoDocumento 9_1 NuevoDocumento 21_1

Lo ideal es imprimir una copia de las tablas en blanco y negro sobre cartulinas o folios de colores (según que tengas pensado, o no, plastificar). Luego imprimes otra copia en color sobre folios o cartulinas blancas, que debes recortar para obtener 20 tarjetitas de cada una de las tablas. Si quieres trabajar un poco más la lectoescritura, debes imprimir las cinco tablas de nombres que aparecen al final en folios o cartulinas de colores, que deberás recortar una a una. Si además quieres jugar a “encuentra la pareja” debes imprimir otra copia más en color de todas o algunas tablas, las que más gusten al niño o las que quieras trabajar, y recortar sus 20 casillas.

¿Cómo jugar?

Como he dicho admite varias posibilidades. Os cuento algunas:

Compara y coloca: Se le da a elegir al niño una o dos tablas. Le vamos dando progresivamente las tarjetas que la componen, o las va cogiendo él. El niño debe ir colocando cada una en su lugar. Mientras jugamos con él, vamos estimulando el lenguaje mediante peticiones (del tipo “dame”, “toma”, “trae”,…), mediante onomatopeyas (la moto hace “rrrrr”, la oveja hace “beeeee”,…), añadiendo información (preguntamos al niño “¿qué es?”, “un cohete”- responde, ampliamos “un cohete de color… que nos lleva hasta la luna”), trabajando conceptos como “debajo de”, “encima de”, “al lado de”, “en la esquina” para darle pistas de dónde está el objeto buscado, o simplemente insistiendo en la fonología y la segmentación silábica (“man-za-na”)

Compara y coloca

Encuentra la pareja: el niño, o nosotros, elige un grupo de dibujos. Los colocamos por duplicado y desordenados, con el dibujo hacia abajo. Se juega por turnos destapando un par de tarjetas cada uno. Si destapamos una tarjeta y su pareja, las quitamos del tablero y volvemos a jugar. Si no hemos acertado, pasa el turno al otro jugador. Al final gana quien más parejas haya destapado. Es un juego muy útil para trabajar la memoria.

encuentra la pareja

Lectoescritura: Elegimos una tabla y buscamos las tarjetitas con los nombres de los dibujos que figuran en ella. Le vamos dando al niño una tarjetita con un nombre, él debe leerla, buscar la imagen correspondiente en la tabla, y colocar el nombre bajo la imagen. Se puede hacer con una tabla completa o con varias tarjetitas de objetos.

Lectoescritura1lectoescritura2

Si te gusta esta entrada no dudes en compartirla, seguro que algún conocido, familiar o amigo lo agradecerá. Y si tienes dudas no te importe añadir un comentario para preguntar o para aportar ideas o sugerencias. Serán bienvenidos.

Nuestra Caja Bilingüe

Seguro que en este momento te estás preguntando qué es una caja bilingue. Con este nombre he bautizado a esta caja, de diseño propio, que estamos usando con mi hijo (1º de Primaria) como traductor de inglés-español.

20160110_201242-1

Hay chicos para los que hablar y escribir bien en castellano ya supone un verdadero esfuerzo, imagínate hacerlo en inglés, que las palabras suenan diferentes a como se escriben. Esto es lo que le sucede a mi hijo, su problema con el lenguaje (TEL) le limita y le dificulta otra serie de cosas. Y la motivación en su caso es imprescindible para conseguir aprendizajes, porque no es muy diestro a la hora de escribir, colorear, dibujar, y la motricidad fina no es su fuerte, con lo cual no se siente nada atraído por las tareas escolares.

Pensando en cómo conseguir motivarlo y además en trabajar con él la motricidad fina, la lectoescritura y el inglés (al menos el vocabulario básico de 1º de Primaria) se me ocurrió una idea y, mientras reunía suficientes tapones y roscas para elaborarla, fui dándole forma en mi cabeza y éste fue el resultado.

20160105_081055-1Se trata de una caja, un poco más grande que una de zapatos, que forré con papel adhesivo para mejorar su aspecto. En la tapa pegué varias roscas de los tetrabricks colocadas en fila, en ellas irán enroscados luego los tapones con dibujos o letras según lo que queramos trabajar. A un lado de las roscas trabajamos en español y al otro lado trabajamos en inglés. Para pegar las etiquetas corrspondientes a las distintas palabras (en español o inglés) usé trocitos pequeños de cinta de doble cara, que no añade grosor y tiene buena adherencia.

En su interior hice distintos compartimentos con cartón y un poco de paciencia. En ellos guardamos los tapones de letras (agrupados de tres en tres letras para que no sea un caos encontrarlos), los tapones con los dibujos del vocabulario a trabajar, las etiquetas correspondientes y también unas pequeñas fichas con los dibujos y sus nombres en ambos idiomas, que usaremos como pistas para asociar el dibujo con su nombre en ambos idiomas. El vocabulario está organizado según las unidades didácticas de su libro de inglés (Ed. Oxford): colours, school, toys, farm, food, family, outside. Una imagen vale más que mil palabras:

20160107_030647-1

¿Cómo la usamos?

Podemos trabajar con ella de varias formas.

20160110_200921-1

La primera forma es colocar varios tapones con dibujos y algunas etiquetas en español o inglés (como muestra la imagen de la izquierda) y pedirle al chico que complete con las piezas que faltan. Puede usar como pistas las pequeñas fichas que contienen toda la información necesaria.

Otra opción es colocar en la parte superior una de las pistas y pedir al chico que busque y enrosque las letras correspondientes al nombre del dibujo, en inglés y en español, como se ve en la foto inferior.

20160110_200331-1

lamela

Para practicar además la escritura se me ocurrió incluir dentro de la caja una hoja cuadriculada. Para hacerla más duradera y que le resulte algo más atractiva, la plastifiqué, Así escribimos en ella con rotuladores vileda que podemos borrar fácilmente con el dedo.

Si te ha gustado la idea y crees que le puedes sacar partido, adjunto a continuación los enlaces a las plantillas de números, letras, dibujos, etiquetas y pistas. Basta con pulsar sobre las imágenes para acceder a los archivos pdf descargables.

letras para tapones         Letras y números para los tapones

dibujos para tapones         Dibujos para los tapones

etiquetas y pistas             Etiquetas y pistas

Como me sobraron tapones y roscas, los aproveché para hacer otra cajita, ya la verás en el próximo post que publique.

No dudes en compartir este artículo si lo consideras de interés. Y si te ha quedado alguna duda después de leerlo o quieres comentarme algo no te cortes, añade algún comentario o ponte en contacto conmigo.

Puerta del ratoncito Pérez

Ésta es una idea que lleva tiempo en mi cabeza, aunque no es propia.

La primera visita del ratón Pérez nos pilló por sorpresa, fue algo rápida e improvisada y no tuve tiempo de organizar nada especial. Busqué en la red y encontré manualidades curiosas y originales, pero la idea de hacerle una puerta mágica al ratón Pérez me fascinó y a mi hijo más aún. Se trata de un acceso directo a su habitación por donde entrará Pérez a llevarse su diente y dejarle algunas monedas, más o menos cantidad en función de lo cuidado que esté el diente.

Para la segunda visita, que será esta noche (si Pérez no está muy ocupado) ya lo tenemos todo listo y lo esperamos con mucha ilusión. Éste ha sido el resultado:

20151220_173931-1

Puerta de Pérez con su saquito ya colocado para guardar el diente20151220_183617-1

En la foto de la izquierda tenemos ya colgado el saquito donde guardaremos esta noche el diente. La foto de la derecha es lo que se encontrará mi hijo cuando se levante: monedas en el saquito y una carta de Pérez con un certificado de entrega de su diente.

Si la idea te ha gustado sigue leyendo porque te cuento lo fácil que es ponerla en práctica. Sólo necesitas una bandeja blanca de poliespan, témperas e imaginación.

20151220_115957-1Lo primero que debemos hacer es recortar la bandeja dándole forma de puerta, como más nos guste y del tamaño que prefiramos. Con algo punzante hacemos la forma del marco, y vamos marcando también incisiones alargadas y paralelas hacia abajo que simularán trozos de madera. Ayudándonos de un alfiler, haremos rayitas que simularán las betas de la madera. Tenemos además que recortar un trocito pequeño de poliespan con forma alargada donde más tarde pondremos el nombre de Pérez. Para un mejor acabado podemos lijar los bordes de la puerta y el cartel con una lija de uñas. Para el pomo de la puerta yo he usado masilla adhesiva de la que se usa para fijar cuadros (Blu-Tack), pero puedes usar lo que se te ocurra.

20151220_124349-1

El siguiente paso es pintarla, con el pomo ya colocado en su sitio. Para endurecerla podemos darle antes una capa de cola blanca mezclada con un poco de agua. Yo no lo hice porque no lo vi necesario. Si vamos a dar varias capas y no queremos esperar usamos un secador de mano y seca rápido.

20151220_131330-1Una vez seca, pegamos el cartelito con el nombre de Pérez. Podemos añadirle los complementos que se nos ocurran. Yo sólo le puse el número, recortado en miniatura en papel dorado. Esto del número es un detalle importante. Imagínate que Pérez se equivoca de casa, jí jí. Además le pusimos 35 A porque más adelante el peque de la casa también tendrá otra en su cuarto, que llevará el 35 B. Para fijarla a la pared yo usé cinta de doble capa, con tres o cuatro trocitos en los bordes es suficiente.

20151220_144531-1Ahora debemos hacer un saquito para meter el diente (o un buzón, o una cestita,…) Yo he utilizado fieltro, en color rojo para el bolso y en color blanco para el diente y el resultado ha sido el de la foto.

Si quieres aportarle aún más magia a la visita de Pérez puedes imprimir el certificado de entrega del diente y su sobre, y colocarlo junto a la puerta durante la noche para que tu peque se lo encuentre por la mañana. ¿Te imaginas su carita al ver que Pérez ha dejado una carta para él?

20151220_182654-1Te recomiendo imprimirlo en formato A5, en lugar de en formato folio (A4) porque el sobre y el certificado quedan más pequeñitos. Y para terminar… ¡no olvides rellenar el certificado y el destinatario de la carta!

Si te ha gustado esta actividad no dudes en ponerla en práctica, es fácil, rápida y económica y seguro que ilusionará un montón a los niños de la casa (y a los no tan niños). Si no tienes hijos pequeños, tendrás sobrinos, nietos, hijos de amigos,… y éste puede ser también un regalo original para ellos.

Agenda Visual II

agenda visual

Hace algunas semanas publiqué la primera parte de este post, agenda visual I, y ya comenté qué es y para qué puede ser útil una agenda visual. En esta ocasión quiero compartir la segunda agenda que usamos. El horario diario era algo ajustado, mi hijo tenía un lío considerable y andaba desorientado. La agenda nos ayudó a vencer nuevamente el ajetreo y el estrés diario.

Tiene tamaño A5 porque iba pegada en la contraportada de su agenda viajera del cole, así podía consultarla cuando lo necesitaba. De hecho, el pictograma de la flechita verde es justamente para eso, para que cuando la repasara lo colocara en la actividad que estaba haciendo en ese momento.  Obviamente se puede imprimir en formato A4 o A3 según interese. Lo ideal es plastificar las plantillas (las de color verde) y unirlas mediante una tira de celo a modo de libro. En ella pegaremos los pictos correspondientes a cada día, que previamente habremos recortado y plastificado también. Yo usé cinta de doble cara para pegar los pictos porque no añade grosor y es muy resistente. Además los tenía agrupados en montoncitos, por categorías (días de la semana, del mes, meses del año, comidas, actividades,…) y guardados en una caja pequeñita que llevaba mi hijo en su mochila junto a la agenda viajera.

pictogramas agenda

Todas las noches yo colocaba los pictogramas correspondientes al día siguiente (inicialmente intenté que lo hiciera él, pero se liaba muchísimo con el hoy y el mañana y pensaba que lo que programábamos para el día siguiente era lo que haríamos hoy, y no era nada productivo). Durante el desayuno leíamos juntos lo que íbamos a hacer a lo largo del día, haciendo hincapié en las actividades más importantes, en las menos habituales, o en las que más trabajo le costaba recordar.

La agenda que comparto es una versión de la nuestra, pues he eliminado todos los pictos en los que aparecen mis hijos, nuestra familia, sus profes,… Los he sustituido por pictogramas genéricos, pero lo ideal es que personalicéis todos los pictos que podáis con vuestras propias fotos y actividades. Podéis encontrar todos los pictogramas que necesitéis en www.arasaac.org o bien en Google (en el apartado de imágenes) o podéis hacerlos vosotros mismos, basta con hacer la foto, insertarla en una casilla de la tabla y cambiarle el tamaño.

20151207_140854-1

En la parte trasera aprovechamos para pegar su cartón de puntos, si se portaba bien en el cole colocábamos un punto en él (una carita contenta), y al reunir un número determinado obtenía algún regalo. Era un incentivo para trabajar en el cole y en casa, pues las tareas escolares no son sus favoritas.

Puedes descargarte la agenda y todos los pictogramas en los siguientes enlaces:

Espero que te guste y te sea de utilidad. Si necesitas ayuda, o tienes alguna duda, no te importe ponerte en contacto conmigo o dejar algún comentario. Para más información puedes leer la entrada Agenda Visual I.